Seleccione Menú

Infolinks

Noticias

Política

Ciencia

Gente y Sociedad

Música

Viajes

Tecnología

Vídeos

Ha fallecido Wes Craven, el padre de Freddy Krueger y la saga Scream. El icónico director de terror ha muerto este domingo a los 76 años en su casa de Los Ángeles debido a un cáncer cerebral.
Además de dirigir, el cineasta escribía sus guiones y producía sus proyectos, eso por no hablar de que también se puso al frente de varias novelas.

Originario de Cleveland (Ohio), era considerado en la industria como un maestro que mezclaba varios géneros cinematográficos en sus proyectos, con lo que consiguió un sello distintivo que innovó el cine de horror. Además de dirigir, escribía sus guiones y producía sus proyectos, algunos de ellos para la televisión. También fue autor de novelas.

Craven comenzó su carrera en el cine en 1972, cuando dirigió La última casa a la izquierda, sobre un par de jóvenes que son secuestrados por unos convictos psicóticos. Cinco años después, escribió y dirigió Las colinas tienen ojos, que se convirtió en un clásico del género porque salpicó el guion con mucho humor. La película consiguió una nueva versión en 2006. Fue uno de los primeros en tirar de los cómics como fuente de inspiración para proyectos cinematográficos. En 1982 filmó La cosa del pantano, basada en la historieta de Len Wein. 

De Pesadilla en Elm Street surgió una franquicia millonaria con nueve largometrajes, una serie de televisión, cómics y un libro. Wes Craven siempre cuenta que ese terrorífico personaje se le ocurrió durante su época en Cleveland, que fue donde nació, ya que cerca de su casa había un cementerio.

El director consiguió darle un nuevo significado al género de terror entre 1984 y 1989, que fue cuando estuvo a cargo de cinco de las películas de la saga. A pesar de que no fue su único éxito, sería el que le catapultaría al estrellato.


No contento con la gran popularidad de Freddy Krueger, Wes Craven decidió ir a por otra saga aún más taquillera: Scream. Las películas protagonizadas por uno de los asesinos más torpes de la historia consiguieron recaudar más de 100 millones de dólares en Estados Unidos.

El cineasta también probó suerte en otros terrenos. En 1999 dirigió a Meryl Streep en Música del corazón, donde una maestra trataba de enseñar a tocar el violín a jóvenes problemáticos de HarlemLa película no fue tan exitosa como los sangrientos productos de su imaginación, pero le valió a la actriz una de sus 19 nominaciones al Oscar.


Lo que sí que consiguió fue el premio honorífico a toda una vida de los festivales de terror de Nueva York en 2012. Las últimas películas que dirigió fueron La Maldición, Vuelo Nocturno, un corto para Paris, Je t'aime y Scream 4.
En definitiva, un director polifacético que consiguió dar un giro de 180º al cine de terror de los 80 y 90. RIP Wes Craven, el cine de terror no te olvidara.



-
El periodista y Mediaset preparan un nuevo programa llamado «Universo Iker», que se emitirá en la radio online Radioset

Iker Jiménez vuelve a la radio después de su marcha de Milenio 3, que durante trece años sonó en las noches del fin de semana de la Cadena Ser. Un contrato en exclusividad con Mediaset, donde produce el programa hermano Cuarto Milenio, obligó al periodista vasco a abandonar la emisión con la que se dio a conocer. Ahora el grupo de comunicación e Iker preparan Universo Iker para la radio online Radioset, según apunta Bluper.

El informador ha conseguido convertirse en un referente del periodismo de investigación y del misterio, todo a través de su Nave del Misterio. Con ella logró unas audiencias envidiables, ser uno de los programas de radio más descargados en formato podcast, realizar iniciativas novedosas como las «alertas OVNI» o recuperar formatos radiofónicos como las dramatizaciones. El anuncio del «adiós» de Milenio 3 causó pena e indignación a partes iguales entre sus seguidores, que hicieron Trending Topic el hashtag #HastaSiempreMilenio3.

Ahora, los milenarios podrán volver a disfrutar de Iker Jiménez en las ondas. Lo que se desconoce es si su equipo original le acompañará, tal y como sí hizo parte de él en Cuarto Milenio, que presenta junto a su mujer Carmen Porter desde 2005, también presente en su momento en Milenio 3.

Radioset, una radio online con dos programas en emisión
La radio de Mediaset empezó en 2014 con MorningGlory, el magacín dirigido por Álvaro de la Lama. Más tarde llegó el debate deportivo Partido a partido. Con Iker Jiménez llega un refuerzo de lujo a una parrilla que pretende cubrir las 24 horas del día en un futuro cercano.

Fuente: La Voz de Galicia
-
Lina Morgan abarrotó teatros y salas de cine, logró el máximo de espectadores en televisión, fue una estrella en el mundo del espectáculo popular español. Ha fallecido a los 78 años en Madrid, ciudad en la que vino al mundo en 1937 en el seno de una familia modesta. Su padre, un oficial de sastrería, la hizo trabajar de niña ayudando a coser uniformes militares, etapa de posguerra que ella preferiría luego no recordar. Su ilusión infantil era la de ser “artista”, y especialmente en el teatro La Latina, muy cercano a la casa en la que había nacido, así lo recuerda una placa que es frecuente ver fotografiada por los transeúntes.
La niña consiguió con rapidez subir a un escenario. A los 13 años entró a formar parte de la compañía infantil Los chavalillos de España, y a los 16 fue contratada en la compañía de revistas de Matías Colsada, precisamente en el teatro La Latina. Para ello la joven tuvo que falsificar su fecha de nacimiento, al ser aún menor de edad, circunstancia que aprovechó para cambiar también su auténtico nombre, María de los Ángeles López Segovia, por el más sonoro de Lina Morgan. A pesar de su corta estatura, inadecuada para la revista, su ascenso fue imparable, no como vedette sino como actriz cómica.
Vinculada profesionalmente al hilarante Juanito Navarro, una pareja en la que interpretaban casi siempre a un padre y su hija, se posicionó con fuerza en el mundo del espectáculo formando pocos años después su propia compañía. Muy popular ya en programas de televisión, atrajo fácilmente la atención del público. Seguramente estuvo influida por la argentina Nini Marshall, que hizo popular el personaje Cándida, una criada española con la que la caricatura alcanzó puro disparate. Lina Morgan se contoneaba como ella de forma estrambótica, torcía las piernas de manera asombrosa, dada cabriolas inesperadas cuando bailaba o hacía muecas de auténtica payasa, mientras sus personajes fingían ser ingenuos, siendo en realidad avispados y astutos. La mayoría de ellas, eso sí, sufrían grandes dificultades para las relaciones amorosas. Era el patito feo.
Sus trabajos en el cine se fueron pareciendo paulatinamente a los que hacía en teatro. Apareció por primera vez en 1962 en Vampiresas 1930, y tras otras intervenciones breves logró ser la protagonista de Soltera y madre en la vida (1969), a cuyo éxito siguieron en los años setenta La tonta del bote, La graduada, La descarriada, La llamaban la madrina, Los pecados de una chica casi decente… Entre ellas destacan dos melodramas curiosos: Una pareja… distinta, en la que interpretaba a una mujer barbuda, e Imposible para una solterona en la que daba vida a una infeliz mujer gorda. Fueron dos películas sin éxito: el público prefería que hiciera reir.

Mientras tanto, Lina Morgan había alcanzado el viejo sueño de ser la propietaria del para ella mítico teatro La Latina, en el que durante años fue la única estrella. A pesar de ciertos altibajos, mantuvo en cartel cada obra durante varias temporadas: El cuento de la lechera, Pura metalúrgica, La Marina te llama, ¡Vaya par de gemelas!, ¡Sí, al amor, El último tranvía… Se despidió de la escena en 1993 con Celeste... no es un color tras haber sufrido un desprendimiento de retina que sin embargo no le impidió regresar un poco de tiempo más a los escenarios. Fue más decisivo para su retirada el fallecimiento de su hermano José Luis López, su amigo, productor y manager, una ausencia que Lina no supo superar. Dejó por tanto de oírse en La Latina la canción con la que una y otra vez comenzaba sus espectáculos: “Agradecida y emocionada sólo puedo decir: gracias por venir…”
Gracias a sus programas de televisión (inolvidable el tango que bailó con Marcello Mastroianni), sus películas y las grabaciones de sus espectáculos teatrales, la imagen de Lina Morgan se mantendrá en la memoria colectiva como la de una artista simpática y entrañable, una mujer luchadora y también discreta: su vida privada perteneció sólo a ella. Nos hizo reir y nos enterneció, como hacía Charlot, que fue a quien ella siempre quiso parecerse.

Infinita carrera

TEATRO
Cascabeles de España
(1949)
Multicolor
(1950)
Del Can-Can al Mambo
(1952)
La blanca doble
(1953-1955)
Todo para la mujer
(1955)
Secreto de estadio
(1955-1956)
Mi padre... Su padre.... tu padre...
(1955-1956)
Beldades... y mentiras
(1957-1958)
Un Matraco en Nueva York
(1958)
Madame frivolidad
(1959)
El gato celoso
(1960)
Éste y yo, sociedad limitada
(1960 -1961)
El conde de manzanares
(1962)
Una chica que promete
(1962-1963)
Un aprendiz de marido
(1964)
El Barbero de Melilla
(1964-1965)
Dos maridos para mí
(1965-1966)
¡Y... parecía tonta!
(1966-1967)
La chica del barrio
(1968-1969)
La chica del surtidor
(1970-1971)
¡Un, dos, tres... cásate esta vez!
( 1972-1973)
Pura metalúrgica
(1975-1976)
La Marina te llama
(1977)
¡Vaya para de gemelas!
(1980-1983)
¡Sí, al amor!
(1985-1987)
El último tranvía
(1987-1991)
Celeste… no es un color
(1991-1993)

CINE
Vampiresas 1930
(1960)
El pobre García
(1961)
Objetivo las estrellas
(1963)
La cesta
(1964)
Julieta engaña a Romeo
(1964)
Algunas lecciones en amor
(1966)
¿Qué hacemos con los hijos?
(1967)
Los subdesarrollados
(1968)
Soltera y madre en la vida
(1969)
La tonta del bote
(1970)
La graduada
(1971)
Dos chicas de revista
(1972)
La llamaban la madrina
(1973)
Una pareja… distinta
(1974)
Los pecados de una chica casi decente
(1975)
Hermana ¿pero qué has hecho?
(1994)


TELEVISIÓN
El Tercer rombo
(1966)
Compuesta y sin novio
(1994)
Hostal Royal Manzanares
(1996-1998)
Una de dos
(1998-1999)
Academia de baile Gloria
(2001)
¿Se puede?
(2004)
Aquí no hay quien viva
(2005)
A tortas con la vida
(2006)
Escenas de matrimonio
(2007-2008)

Fuente: El País
-
Sharon Stone ha posado desnuda para el número de septiembre de la revista de moda y tendencias. :: Harper's Bazaar

Sharon Stone posa sin ropa a sus 57 años para 'Harper's Bazaar' y exhibe un cuerpo de veinteañera. «Tengo el culo como una bolsa de tortitas rellenas», confiesa la actriz

Un aneurisma puede eliminar la celulitis? ¿Sirve un derrame cerebral para frenar el envejecimiento? Son preguntas tan insensatas como absurdas. Pero es lo que cualquiera se plantea después de contemplar a Sharon Stone desnuda en el número de 'Harper's Bazaar' de septiembre, revista que por lo visto se ha pasado a la ciencia ficción. Ni una arruga, ni un pliegue, ni la menor huella del paso de sus muy vividos 57 años en su piel... Primera contradicción: «Si yo a mi edad intentara ser tan sexy como lo era cuando rodé 'Instinto Básico' (1992) ibais a tener hoy todos aquí un mal día», advirtió la diva al equipo de producción antes de quedarse en pelotas frente la cámara. Viendo el resultado, cabe concluir que quien realmente tuvo no ya un mal día sino una mala semana fue el encargado del Photoshop.
Puede que en el futuro este genio del retoque digital revele al mundo cuántas horas extras tuvo que meter para dejar el cuerpo de una mujer de casi 60 años convertido en el de una jovencita de 20. En blanco y negro, sin nada más que unas vistosas joyas y unos zapatos de tacón de aguja, la 'extraterrestre' Stone muestra un físico estilizado, flexible e insultantemente adolescente. Y encima aseguran que antes de la sesión fotográfica se zampó un enorme 'brownie'. A más de una le van a entrar ganas de gritar '¡Aaaarg!', pero de envidia... Hasta que el día menos pensado la revista 'Cuore' nos muestre la realidad en toda su crudeza.
Cuentan que la actriz se acaba de someter a una operación estética para quitarse las arrugas de las rodillas; retoque que algunos también atribuyen a la Reina Letizia. Puede que Sharon se haya estirado hasta la raya del pelo pero, aún así, un cuerpo como ese a su edad no lo proporciona ni la más avanzada cirugía. Y si es solo cuestión de genética, entonces... ¡Milagro! Que exhiban los tersos muslos de esta mujer junto a la mano incorrupta de Santa Teresa.

Segunda contradicción: «Sé que mi culo parece una bolsa de tortitas rellenas», asegura la actriz en una especie de coqueteo a la inversa que nada tiene que ver con la imagen que ilustra la entrevista. Luego, más profunda, relata lo mal que lo pasó en 2001 cuando sufrió un aneurisma y un prolongado derrame en su privilegiado cerebro (posee un CI de 154). La rotura de la arteria vertebral fue operada y soldada «con 22 bobinas de platino», Sharon dejó de sentir una pierna durante meses, tartamudeaba y no recuperó la visión completa hasta dos años después. Pero lo que en otra habría sido devastador en ella obró casi un milagro.

Hoy la biónica Stone asegura: «Mi cerebro ha cambiado de posición, mi inteligencia emocional ha aumentado y me he hecho más fuerte. Ahora soy abrasivamente directa, lo cual asusta a los demás. Pero ese no es mi problema». Y lo dice alguien que ya antes del derrame tenía fama de insolente...

Stone estrenará en otoño una serie titulada 'Agent X' en la que interpreta a la vicepresidenta de los Estados Unidos (huelga decir que no la han elegido por su parecido físico con Hillary Clinton). La actriz reconoce haber mordido el polvo cuando tuvo que regresar al set del rodaje después de su enfermedad. «Olvidaba el texto, me daban papelitos insignificantes, pasé a ser la última de la fila». Y se acabó separando del periodista Phil Bronstein, perdió la custodia de su hijo adoptivo Roan... Tanta adversidad la convirtió, según dice, en una persona humilde... Tercera contradicción: no lo suficiente como para aceptar el paso del tiempo y posar desnuda tal cual, sin parapetarse tras la engañosa perfección del Photoshop.

Por ARANTZA FURUNDARENA
Fuente: www.hoy.es 
Fotos cortesía de Harper's Bazaar  
-
Queremos seguir llenando de sensualidad y color nuestra redacción y hasta Crónica Universal, nos vino a visitar la inigualable modelo y actriz Justene Jaro, quien con toda su belleza mezcla oriental y afroamericana nos sorprende con esta tremenda galería de fotos en exclusiva para todos vosotros.












-
No fue Windows ni tampoco los sistemas de Macintosh: el primer programa en usar algo parecido a una interfaz gráfica fue el Sketch Pad, en 1966, para un mastodonte de los ordenadores, el TX-2. Para los de tamaño doméstico, el mito fundador es el Xerox Star de 1981, que incorporaba una metáfora de escritorio parecida a la que conocemos hoy, con sus documentos, carpetas y unos archivadores que las agrupaban.

¿Cuándo aparecen Steve Jobs y Bill Gates en esta historia? En 1979 una delegación visita el Xerox PARC en Palo Alto (California) —Apple pensaba invertir en Xerox— y cogen prestada la idea de la interfaz gráfica y el ratón. En enero de 1983, rondando un precio de unos astronómicos 10.000 dólares, nace su Lisa, con fantásticas ventanas que pueden desplazarse y la posibilidad de introducir información haciendo clic en un punto de la pantalla. Y, como por ensalmo, ese mismo año Bill Gates anuncia que él también creará un sistema operativo visual para Microsoft. Dos años tardará en llegar Microsoft 1.0 al mercado.

Tanta inspiración basada en el talento ajeno provocó que todos estos grandes de la informática anduviesen a la gresca en los tribunales. Apple demandó a Windows y Hewlett Packard por usar un sistema operativo que usaba la metáfora de escritorio. Xerox se las tenía guardadas a Apple y pleitea.

Windows 95 y 98 no evitaron que los programas tardaran en cargarse, pero innovaron en picaresca. Incluían una pequeña treta para vencer la frustración: los sonidos para todo.

Todos perdieron. Solo Apple obtuvo un pequeño premio de consolación: el icono de la papelera y de sus carpetas quedaría protegido contra los copiones de Hewlett Packard. Por lo demás, la metáfora de escritorio era ya de dominio público.

Los pocos usuarios que recuerden bien las versiones 1 y 2 de Windows (presentada en 1987) confesarán el alivio que les supuso dejar de teclear aburridos y antiintuitivos comandos en MS-DOS —aquellos mortecinos monitores de fósforo verde— para desplazarse y hacer clic entre las ventanas, que a partir de la versión 2 hasta se pueden superponer. Con este sistema operativo nace también el panel de control. Son los tiempos en los que los procesadores más frecuentes son los 286 y 386 de Intel, que adoptan IBM y su plétora de imitadores.

"Windows 1 y 2 son poco más que un sistema de archivos", apunta Guillermo Jiménez Díaz, profesor de Informática de la Universidad Complutense y especialista en interfaces. "Hasta el Windows 3.1 [lanzado en 1992] no podemos hablar de verdad de un sistema operativo", precisa.

Windows 3 ya permite ejecutar varios programas a la vez. Abre tímidamente la puerta a los archivos multimedia y trae juegos, aunque de una sobriedad medieval vistos a los ojos de 2015. Son el Solitario, Corazones y el famoso buscaminas, que —atención, oficinistas con sentimiento de culpa— no era sin más una distracción: "El buscaminas es una herramienta para que para enseñar al usuario a manejar el ratón con precisión. Te pide que pulses sus botones izquierdo y derecho". El ratón es un invento de los sesenta, pero en los años ochenta se extiende a los usuarios domésticos. "Es lo que técnicamente denominamos un dispositivo apuntador. Para nosotros y aún más para las nuevas generaciones, hacía cosas obvias, pero hace treinta años no era tan intuitivo eso de los clics, arrastrar objetos en una pantalla, o hacer scroll", ilustra el investigador.

Las diferentes versiones de Windows 3 vendieron más de 10 millones de copias en los primeros dos años. El éxito comercial anima a presentar, solo tres años después, un nuevo sistema, el Windows 95, mucho más amigable, como su sucesor, el 98.  El escritorio permite ya la personalización, poner las imágenes del usuario. "Rompe con la estética de 'máquina' de las anteriores versiones", describe Jiménez Díaz.

Solo Apple obtuvo premio de consolación tras litigar en los tribunales: el icono de la papelera y de sus carpetas quedaría protegido contra los copiones de la competencia

Para un experto en interfaces, de todos modos, la estabilidad está siempre por encima de la estética. "Toda nueva interfaz representa una lucha contra la frustración del usuario". Esto es, evitar que los programas tarden en abrirse (o demasiado poco en cerrarse, sobre todo si el usuario no quiere que se cierren) y que los ordenadores se cuelguen.

Windows 95 y 98 no evitaron estos problemas, pero innovaron en picaresca. Incluían una pequeña treta para vencer la frustración: "Los sonidos, todo tipo de sonidos. a cualquiera que los recuerde le vendrá a la mente que para todo había un sonido asociado: cuando se arrancaba, cuando se finaliza, al pulsar... pues no era algo casual: pretendían distraer al usuario para que no se diera cuenta de que había un retraso. Con esos sonidos se ocultaban", explica Jiménez Díaz.

En las versiones posteriores, los sonidos distractores han dado paso a los iconos hipnóticos: el sencillo reloj de arena que giraba ha pasado el testigo a las ruedas que giran, pero no tanto para disimular la tardanza en que tarda en hacerse algo, "sino para que a los usuarios nos vendan como una tarea difícil algo que supone apenas un mero filtrado de datos", una nimiedad para el ordenador. "Nos sorprende —bromea el investigador— que el ordenador tarde tan poco en hacer la tarea, y te dices: 'qué equipo tan potente tengo".

La histeria por el efecto 2000, el supuesto armagedón de la informática con el cambio de milenio, no pasó de un pequeño susto con el que más de un servicio técnico se forró. Para Windows y su Millenium (abreviado ME y presentado en 2000) aquel año fue un desastre. Jiménez Díaz confiesa: "pasé de puntillas por él, me quedé en Windows 2000 durante bastante tiempo. Millenium estaba cargado de errores: programas que dejaban de funcionar, las ventanas con el icono rojo, muchos problemas de estabilidad".

Para apañar el entuerto, un año después sale al mercado Windows XP. Ha crecido la preocupación por la seguridad y ya permite actualizarse online. Internet empieza a universalizarse entre los usuarios del sistema operativo más popular a este lado del Atlántico. "Las actualizaciones te daban tranquilidad, aunque muchas veces no se trataba más que de parchear errores del sistema y te ralentizaban el equipo", recuerda el investigador.

¿Y la apariencia del escritorio, en qué ha mejorado en estos años? "Desde el punto visual [XP] no es mucho mejor. Digamos que es una transición cómoda. Encontramos algunos cambios en los iconos y eso, a muchos usuarios, les asusta. Digamos que fue un salto suave", apunta el investigador. En esta época nacen las sombras de las ventanas y la tendencia al llamado skewmorfismo, jerga de los diseñadores de interfaces que equivale a una pasión por el realismo: los objetos sobre la pantalla tienen sombras, brillos, relieves, biseles y unas texturas que son reales. Si un programa es una agenda, lucirá como si en lugar de vidrio tuviéramos ante nosotros cuero.

En el tiempo transcurrido desde 1985 se ha conseguido algo aparentemente tan sencillo como redimensionar la ventana y recolocarla dinámicamente. Es decir, que muestre su contenido incluso cuando se está moviendo.

El traspiés de Vista

La inestabilidad vuelve a jugar una mala pasada a Windows y sus usuarios con Vista, una de las mayores pesadillas en la historia de la compañía. El barroquismo de las imágenes en pantalla no estaban a la altura de las prestaciones de los equipos o, más bien, de la arquitectura del sistema operativo. "Tu equipo tardaba más en ponerlo todo bonito que en hacer cualquier cosa", aclara con eficacia Guillermo Jiménez. "Recuerdo que mucha gente desactivaba, por ejemplo, la función de las transparencias... Personalmente, yo me bajé [volví] a XP. Menos mal que 7 [Windows 7, presentado en 2009] supuso un cambio tras el disgusto, fue como un Vista bien hecho, con transparencias, pero estable". Arregló, además, una pega anterior, —recordemos lo conservadores que son los usuarios con eso de cambiarles las cosas de sitio—: "Para acceder al escritorio había que pulsar en un cuadrado blanco que aparecía en la barra de abajo, que se movía conforme de activaban otros programas. Era complicado de localizar y Windows 7 incorporó un rectángulo negro en la esquina derecha. Ahora, es más accesible y sé dónde está".

Con Windows 8, ya en 2012, la compañía se arriesga con un salto mortal hacia el mundo de lo táctil. Microsoft quiere un sistema que sea utilizable en ordenadores pero también en tabletas. Sacrifica el skewmorphismo y apuesta por el flat design, el diseño plano, y los candid colors, los tonos chillones y también planos. "Por una vez una tendencia de Microsoft se adelanta a Apple. A veces el skewmorphismo provocaba un efecto contrario al que pretendía: te sientes más tranquilo porque tú ya conoces una agenda de papel, pero para los más jóvenes ocurre lo contrario, se dicen ¡esto no es un ordenador! Si lo ves, son modas."

La que ahora parece imponerse, para el profesor Jiménez Díaz, es el término medio, el material design de los productos de Google. "Tenemos hojas de papel plana y distintos niveles, que podemos cortar, manipular, tenemos cosas planes. Lo podemos ver en cualquiera de las interfaces de Google en el móvil (una de calendario, todo es plano, pero tienes un botón abajo a la derecha con una pequeña sombra)".

Windows 8 te cambia las reglas del juego y desconcierta al usuario. Tiene el aspecto de una tableta pero hay que manejarla en el ordenador. Precisa de los usuarios que hagan gestos de la tableta con su ratón (el swipe, o gesto para desplazar a un lado una página o una foto, por ejemplo), y elimina el salvífico start button (que venía desde el 95) que es el punto de inicio para comunicarse con el sistema. "La gente se indignó y, de hecho, tuvieron que integrarlo de nuevo en posteriores versiones", apunta el investigador, hasta el punto de que en Windows 10 vuelve a incorporarlo. Por no renunciar del todo, la nueva versión que se estrena en unas horas mantiene los menús de Windows 8. Un paso adelante y otro atrás para que la historia continúe.

La interfaz del futuro será así

Realidad virtual, realidad aumentada y los sistemas asistidos por voz. En estos tres conceptos se resume el futuro de muchas interfaces para el profesor Guillermo Jiménez Díaz, aunque cada una de ellas en diferente medida: "Sé que ahora mismo hay mucho trabajo en realidad virtual y realidad aumentada, pero yo apuesto claramente por la segunda, porque no necesita un dispositivo específico, como los cascos, sino que basta con una aplicación descargada en nuestro móvil, por ejemplo, que aprovecha la pantalla y cámara, lo que ya tiene el usuario.
Los interfaces por voz, como el nuevo Cortana, una gran novedad de Windows 10. Si cada vez se escribe menos en WhatsApp en favor de los dictados de voz, ¿por qué no aplicar el cuento a los sistemas operativos?

Sea como sea, la interfaz del futuro tendrá que intentar que para la gente "sea intuititva, que podamos hablarles a los ordenadores y evitar el salto con el usuario", determina Jiménez Díaz. "Cuando empezamos con los teléfonos móviles tuvimos que aprender a hacer gestos, pero una vez aprendidos, se dan por supuestos. He visto a niños que hacen los gestos para intentar agrandar una imagen con los dedos sobre una foto en un periódico de papel".

Fuente: El Pais
-
Arqueólogos rusos han hallado el esqueleto de una mujer que vivió en la región de los Urales en torno al siglo II de nuestra era con un cráneo sobredimensionado que algunos han comparado con la cabeza de un supuesto alienígena.

"El primero de nuestros hallazgos fue el esqueleto de un nómada, previsiblemente una mujer, con una clara deformación de cráneo que está sobredimensionado en su parte superior", dijo María Makurova, directora del museo del yacimiento de Arkaim, en la región de Cheliabinsk (Urales), a la agencia TASS.

La experta explicó que los nómadas de esa zona solían estirar las cabezas de sus hijos con la ayuda de cuerdas y tablas de madera, con los que con el tiempo sus cráneos cambiaban dramáticamente de forma.

Esos cráneos deformados, práctica que también existió en el Egipto antiguo y en la India, podían ser vistos por esas tribus como un símbolo de un estatus social superior, un nuevo canon de belleza o una forma de diferenciarse de otras tribus, según Makurova.

Arkaim, yacimiento descubierto en 1987, es conocido como el "Stonehenge ruso" por la buena conservación de sus fortificaciones defensivas y tumbas, y el hecho de que, por su forma de espiral, asemeja un observatorio.

Cráneo extraterrestre

Algunos medios locales y extranjeros, además de los aficionados a lo desconocido en las redes sociales, no han dudado en echar mano de su imaginación al resaltar que el cráneo encontrado parece el de un extraterrestre por el tamaño de la cabeza y de sus órbitas.

Por ello, Arkaim, que se encuentra en un alto, sería una especie de lugar de comunicación entre el hombre y los alienígenas.

No obstante, los arqueólogos locales insisten en que la mujer probablemente pertenecía al pueblo conocido como los sarmatos, que pobló durante varios miles de años las estepas de Ucrania, Kazajistán y el sur de Rusia.
-